miércoles, 23 de julio de 2008

¿Por qué será que entre esta luz entrecortada
mi alma dibuja destellos en la arbolada?

Como una suave luz tenue
dibuja mi futuro el azul creciente.
Como olas sumisas entre la gente
que se ahogan en un mal presente.

Y hoy por hoy sigo colgada
de la sutil manera entrelazada
que la luna dibuja claramente
con las estrellas que sueñan pacientes.

3 comentarios:

Casandra dijo...

Entiendo cómo te sientes. En alguna ocasión me he hecho preguntas parecidas. La conclusión a la que he llegado es que la sociedad no te va a ayudar en absoluto y la única forma de encontrar algo que mitigue tu dolor es buscar en ti misma. Todos lo hacemos. Algunos encuentran no la solución, porque la solución no existe, pero sí el adormecimiento de los sentidos en el lujo o los objetos que les gustan, otros en el alcohol o las drogas, otros en la lectura, otros en el poder sobre los demás, otros en el sexo, otros en la admiración o el reconocimiento por parte de la sociedad, y así cada uno trata de escapar como puede del sufrimiento. Mientras disfrutas de lo que constituye tu vía de escape, no sufres tanto.
A mí a veces me dicen que soy superficial por mi afición por los objetos, sobre todo por la moda, pero ¿quién tiene derecho a criticar mi forma de huir del dolor? ¿Acaso los demás no tienen otra forma de hacerlo?
Como te digo mi consejo, si no te importa que te lo dé, es que intentes buscar dentro de ti algo que te satisfaga, que te dé paz, por superficial o absurdo que lo consideren los demás, y te dediques a ello. Y que sea algo que no perjudique tu salud, eso por descontado. No te dará la felicidad (yo creo que no existe, la verdad), pero al menos te dará una sensación de euforia que te aliviará.
¡Un abrazo!

Casandra dijo...

También puede tratarse de una vocación como la medicina, la enseñanza... algo que le haga a uno sentirse bien. ¡Muak!

El callejón de los negros dijo...

Un día se me ocurrió una frase de la que no consigo despegarme...
el verdadero motivo de mi angustia es la diferencia entre lo que pienso y lo que hagosaludos
Antonio