domingo, 24 de agosto de 2008

Y no volví a verla...

Era, sin saberlo, el último recuerdo que tendría de ella.
Entraba en el apartamento, chiquito pero luminoso y espacioso, con una decoración acogedora.
Al final de escaso pasillo la habitación. Oscura y silenciosa desde hacia algún tiempo por culpa de la enfermedad.
Las persianas, que solo dejaban entrar la luz por los minúsculos agujeritos, alumbraba lo justo para discernir donde se encontraba la cama y poder verla allí tumbada. Incluso con aquella escasez de luz se la veía demacrada.
Me senté a su lado como tantas otras veces a charlar con ella. Escuchábamos radio-ole. Esa emisora a la que mas de una vez ella había llamado dedicándose a si misma una canción de su juventud. Se lo recordé y sonreímos.
Luego sonó la canción de Beth, una de las múltiples concursantes de OT, Otra realidad.
No le gustaba nada esa canción y se puso a remearla sus tonos cortados y la voz mecánica.
Se la notaba cansada y soñolienta debido a los parches de morfina que tenia que ponerse para sobrellevar el dolor.
De repente, las dos nos quedamos calladas, y me miró. Sus ojos negros se posaron en los míos y me dijo:
- Cariño, que malita estoy.
- Anda bela, no te pongas así, que ya veras que te pones mejor.
- yo no quiero estar así, cariño.
- Bela no digas eso- mis ojos se encharcaban con lagrimas que tragaba silenciosamente para que ella no lo notara- tu te vas a poner buena.
- Cariño, yo me quiero morir, no puedo con esto.
En ese momento, sus ojos me decían que sabia que iba a morir pronto y no quería alargar ese sufrimiento. Todos los sabíamos inclusive ella.
- No bela, tu no te vas a morir, todavía no, porque tienes que venir a mi boda recuerdas, me lo prometiste cuando chica.
- Ojala cariño, ojala. Voy a dormir un rato ¿vale? Estoy algo cansada.
- Vale bela, yo me quedo aquí hasta que te duermas.
Ella se durmió y a mi se me escurrieron las lagrimas que sequé con la manga del chaleco.
Salí de la habitación y no volví a verla.

11 comentarios:

Ayshane dijo...

Me has dejado llorando de tristeza...

besitos guapa

Blaudemar dijo...

Es muy duro cuando alguien en esta situación te dice que ya no quiere vivir...
Por un lado es comprensible (debe ser horrible sufrir así cada día y haber perdido ya la esperanza de sanar), pero queda también el terrible vacío que nos dejan a los que nos quedaremos y la impotencia y rabia de no haber podido hacer nada para que mejorara.

Aïcha dijo...

Si, es una situación totalmente horrible. No le deseo a nadie verse en esa tesitura. Sin embargo, desde ese dia, yo soy partidaria de la eutanasia. Verla alli sufriendo su agonía es incluso mas duro que perderla. Yo hubiera hecho cualquier cosa por remediarle ese sufrimiento que no duro unas semana si no casi un año entero.
gracias por la lectura
saludos

Nuria dijo...

Aïcha, gracias por pasar por mi blog SOMOS NECESARIOS.
Ha sido una sorpresa.
Te he dejado la respuesta en mi blog.
Pasa un buen día.
Un abrazo

Nimrod dijo...

A veces existen medicos que en caso de hospitalización y "bajo cuerda" le preguntan a la familia que si quieren un "fallo medico", no concibo el ver sufrir asi a alguien a quien quieres, supongo que por eso los dioses negaron de su inmortalidad, para no ver envejecer y morir a los suyos.

Un beso

Mustafa Şenalp dijo...

çok güzel site. :)

мαяια dijo...

Ese "Only hope" que aparece en el título de tu blog junto con este relato... inevitablemente me han hecho pensar en "Un paseo para recordar"...

Realmente triste. Desolador, diría yo...

Aunque también hay que saber comprender a la otra persona, ser positivo y pensar que, muchas veces, más vale dormirse y no despertar más que seguir viviendo una agonía que tiene una muy marcada fecha de caducidad.

Te dejo un besote. Muchas gracias por tu visita a mi blog!

Soboro dijo...

Qué triste! Lo peor de la muerte de un ser querido es no poderse despedir de él.
Besotes

Sara dijo...

He llegado hasta aquí a través del blog de María, como a ella tu blog me ha recordado a "un paseo para recordar"

El relato me ha llenado de recuerdos y me ha inundado de tristeza. Es horrible pasar por algo así, doy gracias porque en mi caso su agonía "sólo" duró cinco meses.

Me has encogido el corazón...

Aïcha dijo...

Nuria: gracias, espero que te sigas pasando por aqui. Yo seguiré visitando tu blog.

Nimrod: Es una situación espantosa, para que negarlo. Pero a nosotros no nos dieron esa opción, y tampoco creo que sus hijos la hubieran aceptado. De todas maneras yo les tengo algo de rencor a los médicos que la trataron por cosas que no vienen al caso. Aunque es de humanos equivocarse la salud es un tema demasiado espinoso para eso. saludos

mustafa senalp: thanks you to visit my website. Good Bye

Maria: No he visto la peli, pero ya me hize con ella para verla.
Me pongo en el lugar de ella y seguramente yo tambien en su situación no querría vivir. Son temas dificiles sin duda alguna.
Me seguiré pasando por tu blog, me resultó bastante agradable ^^ saludos

Soboro: esa espina siempre la llevaré en mi corazón porque fue esa la última vez que la ví para siempre.

Sara: Muchas gracias por la visita, estuve en tu blog y lei tu historia. Las dos sabemos lo doloroso que es. El tiempo solo aumenta la agonía de la persona al dolor y el miedo a los que no sabemos cuando se irá.

Un saludo y gracias a todos por leerme y escribirme.

Casandra dijo...

No había leído este post tuyo, Aïcha, porque con esta mierda de conexión voy leyendo aquí y allá lo que me deja. Me pasó algo parecido a lo tuyo con mi otra abuela, créeme que sé cómo te sientes. Lo lamento muchísimo, nena. ¿Pero sabes qué? Que al menos tenemos el consuelo de haber estado con ella hasta el final, de ver que ellas se daban cuenta de nuestro amor. Me da mucho pesar cuando veo a ancianos que están abandonados, y que cuando se van no tienen a nadie a su lado cuidándolos y dándoles cariño. Tu abuela y la mía se fueron de la mejor manera posible dentro de lo que cabe, con las personas que más querían y más las querían a su lado y quedándose dormidas. No se sintieron solas, Aïcha, que hubiera sido lo peor. Ojalá cuando a nosotras nos llegue el turno tengamos a nuestra nieta al lado.
Mil besos y mucho ánimo, guapetona. De lo de mi abuela hace casi 5 años y antes lloraba mucho pero con el tiempo te vas haciendo a la idea. ¡Muak!