viernes, 19 de septiembre de 2008

Sueño en Paris V

Y la brisa era mi compañera y de repente me trajo su aroma… Caminaba entre las nubes de color rosado por el atardecer mirando el mar que se extendía en la eternidad del horizonte. Lo divisé a lo lejos y salí a su encuentro ayudada por el viento que me movía dulcemente mi blanco vestido de gasa. Y cuando descendí de entre las nubes y me acerqué para abrazarle por la espalda… me despierto.

- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Puto despertador!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Apagué su timbre chirriante y metí la cabeza debajo de la almohada. Por la ventana se veía que iba a ser un día soleado.

Me levanté con una sonrisa en los labios, me dirigí a la cocina para prepararme el café matutino sintiendo el frescor que desprendía el terrazo del suelo.
Hoy era el día. Hoy era el día en que me despediría de esa antigua vida que no me gustaba. Hoy sería la última vez que pisaría ese cuchitril de oficina capaz de crear claustrofobia a una hormiga, olvidaría el olor de la mugrosa moqueta que teníamos como suelo con sus manchas de café perennes. Hoy dejaría de ver a esos compañeros hipócritas y trepas que te apuñalan por la espalda nada más que tienen la ocasión. Hoy podría plantarle cara al inepto de mi jefe, a ese homínido primitivo que solamente me mira como un pedazo de carne a quien hincarle el diente.

Sin duda el día iba a ser un gran día.

Me engalané lo mejor que pude para ir a la oficina. Sentía deseos de sobresalir de la monotonía gris que se respiraba en ese antro y que mejor manera de hacerlo que llamando la atención para que en un pis pas algunos de tus chivatos compañeros fueran raudos y veloces a llamar al jefe informándole del atuendo demasiado colorido que llevaba la Señorita Blasco. De esta manera en el tiempo que me dispusiese a ir a mi escritorio a recoger mis cosas ya estaría diciendo algunos de estos compañeros que el señor Martínez me quería en su despacho ipso facto.

Y todo sucedió más o menos como tenia planeado. Que le íbamos a pedir a una plantilla de cerebros esmirriados, si lo más que han sido capaces de hacer solos es aprender a encender el ordenador y lo más que han leído ha sido la tira cómica del periódico gratuito que les da el zagal de la esquina del edificio.

Pues nada, entré en la oficina y rápidamente, las cuatro cotorras que se pasan más tiempo tomándose el café que trabajando empezaron las murmuraciones sobre mi atuendo de esa mañana. A continuación vi como el chivato por excelencia, ese personaje que siempre hay en cualquier oficina que nadie se explica como ha conseguido el puesto y que lo único que le interesa es conseguir uno mas alto al precio de quien sea, me dirigió una mirada rápida por encima del stock de su escritorio y cuando yo ya me estaba dirigiendo al mío y no podía verle se escucharon sus rápidas pisadas de camino al despacho del señor Martínez, mientras yo me reía por lo bajo y mantenía una sonrisa de oreja a oreja mientras mis compañeros me miraban con sus ojos llenos de envidia.

Solo pasaron cinco minutos desde que empecé a recoger mis cosas cuando una de las cotorras se dirigió a mí para decirme que el jefe me esperaba en el despacho a la mayor brevedad posible.
El semblante de esta era serio mientras me transmitía el mensaje pero al avanzar en dirección al despacho digo en una voz no tan baja como ella esperaba “eso le pasa por listilla”. Y como yo ya no tenia que ver nada con esta gente que no significaba nada para mi y de la cual estaba cansada, me giré y le respondí : “ seguro que soy mas lista que tú, por eso tu te quedas en un antro con tu mala lengua de serpiente mientras yo progreso. Ten cuidado porque el agua estancada apesta.”

Me giré y una vez en la puerta del despacho del señor Martínez di dos toques con el puño, después de esto sonó su voz ronca debido a las flemas perennes en cualquier época del año.

- ¿Quería algo Señor Martínez?
- Si señorita Blasco, por favor siéntese.
- Dígame
- Señorita, ¿ le parece adecuado el atuendo que trae usted hoy para trabajar en esta oficina?
- Pues, sinceramente señor, no creo porque no habría de parecérmelo. ¿acaso a usted le molesta? – mientras crucé las piernas para que la falda se subiera un poco y poder ver como ese homínido tartamudeaba-
- Pu..pu..pues… señorita sabe usted que no se puede venir con cierta clase de atuendo a la oficina. Esto es un sitio de trabajo y no de exposición, además usted tiene que guardar la imagen de la empresa, donde ya sabe que la ética y la moral es dar una imagen serie y disciplinada de todos nuestros empleados porque…
Y ahí empezó a dar un discurso de 15 min sobre la integridad de la empresa y de los objetivos que tenemos que conseguir y un etcétera tan largo que a los cinco minutos ya estaba mi mente ocupada preparando mi discurso para cuando el acabase.

- Si, por supuesto señor. Pero ahora callase que me toca hablar a mi
- ¿como dice? Señorita no se ponga insolente.
- Mire señor Martínez, aquí le traigo mi hoja de dimisión así que como usted comprenderá me da igual lo que opine sobre mi atuendo porque es el ultimo día que pisaré este antro que llama usted oficina. En primer lugar decirle que ha sido un verdadero martirio trabajar aquí tanto por su incompetencia como la de mis compañeros. Esto más que una oficina parece el ojo patio de vecinas de mi bloque de pisos. En segundo lugar, tanto que usted me acaba de explicar que esta empresa tiene una ética y una moral que seguir y que es fundamental el compañerismo y la cooperación de todos los miembros de esta empresa creo que más le valdría hacer unos cursos para dummies para toda su plantilla porque desde luego a cada cual menos neuronas en su cabeza. Y por último, ya que tanto habla usted de moral y ética debería plantearse dejar de mirar a sus empleadas como pedazos de carnes y otorgarles beneficios a aquellas que se dejan rozar disimuladamente con usted por la oficina, porque si no lo sabe es acoso laboral. Dicho esto le rogaria que usted pensara bien en esto ultimo y ya que alguien se lo dice a la cara podría intentar mirarme a la cara y no a mi pecho o a las piernas en esta ultima conversación que mantendremos. Así que Señor Martínez me alegra por fin dejar esta empresa y de no tener que volver a verle ni escucharle. Buenas tardes.

Y de esta manera, me marché del despacho, recogí la caja con mis pertenencias que había dejado sobre el escritorio y me marché con la mayor sonrisa que me cabía en los labios.

19 comentarios:

Losselith dijo...

pues ole ahí, no?

Isa dijo...

Toma ahí!!
...
No tengo palabras...
Muchos besos:
Isa

Blaudemar dijo...

¡No hay duda que se ha quedado bien descansada!

Ya se echaba de menos la continuación de la historia...

Feliz finde!

Soboro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Soboro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Soboro dijo...

He querido leerlo relajada, con tiempo, y te digo que he visto una evolución en tu escritura.
Me ha gustado muchísimo.
Ya no sigo tu relato por el interés de la historia, sino porque veo que cuidas la forma y por el sentimiento que expresas.
Un beso muy grande.
PD.: los anteriores comentarios suprimidos son míos y los he eliminado. No sé si los has leído, pero es que a veces me tomo demasiadas libertades.
Así está bien.

Aïcha dijo...

Hola soboro.

No tenias porque suprimir los comentarios niña, no me importa en absoluto que me corrijas las faltas o alguna expresión que haya escrito malamente.

Hace años que no escribo y estoy bastante oxidada, además lo de las faltas se que tiene alguna, pero no me dio tiempo a corregir el texto y lo quería colgar porque iba bastante retrasada en cuanto a la historia.

De todas maneras muchas gracias y no te preocupes que para nada me ha molestado lo que me dices, es más puedo aprender mucho de ti, así que te agradezco cualquier consejo.

Y una pregunta que te quería hacer, me gustaría saber que es esa evolución que has visto. Un beso y buenas noches

Soboro dijo...

Uf, gracias por no molestarte. Realmente son las tildes en general y alguna faltilla como "dirigí", que no se escribe con g, sino con j.
Si dudas puedes mirar el diccionario de la RAE para aclarar dudas. Por cada verbo arriba viene un enlace llamado conjugación y puedes asegurarte de cómo se escribe una palabra en los distintos tiempos.
Yo cometo también faltas al escribir y a veces estoy insegura y miro esto que te he dicho porque es normal tener dudas de vez en cuando.
Con respecto a tu manera de escribir he visto que haces descripciones más pausadas y tu expresión gana en originalidad.
De momento no te puedo decir más porque me acabo de levantar y no he desayunado ;D.
Besotes

Soboro dijo...

Ya me he equivocado yo, ja, ja!
Quise decir que escribiste "dirijí" y es "dirigí2.
Jo, qué coñazo... Con razón Juan Ramón Jiménez se oponía a distinguir j/g y tampoco a Grabriel García Márquez está muy de acuerdo con la ortografía.
Besos

Aïcha dijo...

¿Soboro te quieres creer que esa palabra fue la que cambie anoche porque pensaba que la tenía mal escrita?
Es decir que creí que era con j y lo tenía puesto con g :S que lío tengo con la g/j jeje
un saludo y de verdad que agradezco tus correciones eh ?
^^
y me alegro de que te guste la forma de escribir, me alegra ir mejorando ^^
saludos

Soboro dijo...

¿Has visto cómo he escrito "Gabriel"? Hoy te juro que el teclado tiene vida propia y que yo no tengo la cabeza entre mis hombros.
Besotes y te veo con cualidades y futuro.

Casandra dijo...

Qué a gusto se ha quedado la muchacha!! Qué sensación de alivio y desahogo he tenido al leerlo, JAJAJA!!! Supongo que es lo que mucha gente querría decir a su jefe y no se atreve! XD
Un besazo, guapa!!

No soy tu estilo dijo...

es de esos momentos que te tumbas en la cama y dices por fin!así se tuvo que sentir ella. Escribe un libro d eminirelatos ya!un besito amor

MATANUSKA dijo...

buen relato la verdad es que escribes muy bien,


besosss

siento no haber pasado estos dias pero andaba muy ocupada y sin tiempo

DianNa_ dijo...

Nena, buen relato y bien construido, felicidades.

El tema de las faltas... quizás te pueda ayudar el corrector de firefox, es una buena ayuda, te subraya las faltas en el texto y tú debes buscar el correspondiente fallo, aunque tiene carencias, subraya los diminutivos y tal.

Besitos, nena y feliz día

Anita Patata Frita dijo...

Así me gusta, con un par.

:)

Sandra dijo...

Anda q no se quedaría a gusto ni ná, con lo bien q sienta a veces cantarle las cuarenta a alguien y salir de alli toda digna!.

Besos.

Aïcha dijo...

Losselith e Isa: jeje sip la muchacha se despachó bien con su jefe ^^
Blaudemar: es cierto que la he tenido un poco parada, pero prometo
no dejarla tanto tiempo parada ^^
Casandra: jeje supongo que el día que tenga jefe tendré que reprimirme mucho
porque si me sale sin tenerlo teniendolo no me quiero imaginar, o espero no tener el genio
de la señorita Blasco ^^
No soy tu estilo: jeje gracias, los minirelatos mejor os los regalo a ustedes que os sale más barato
leerlos ^^
Matanuska: muchas gracias por tu referencia a mi escritura, todavía me queda mucho que mejorar
pero lo haré para que sigais disfrutando ^^ y no te preocupes corazona yo también he estado ocupadilla
y no he podido visitar mucho los blogs
Dianna: Gracias. Como le dije a matanuska espero seguir mejorando. De todas maneras las faltas casi
siempre las consulto en la RAE pero este texto lo subí sin tenerlo corregido y por eso me dijeron lo
de las faltas, de todas maneras se me escapan a veces muchos acentos, porque no me acostumbro a la teclita jeje
pero estoy intentando ponerle remedio.
Anita Patata Frita: habrá que echarle cara no? jeje y más cuando no tiene que soportarlo más ^^
Sandra: jajaja eso es lo mejor salir del sitio sintiendote una reina mora y los demás con las caras de argggg

jeje Gracias a todas por los comentarios. Intentaré tener la nueva entrada para el fin de semana y tengo que actualizar un premio que
tengo pendiente jeje

besazos guapísiimas

MATANUSKA dijo...

hola wapa no te preocupes por las faltas yo tambien cometo, hay un libro fabuloso que no se si todavia se editará que es lo más para terminar con las faltas se llama ortografia everest, perdona por haberlo mencionado, por que tú escribes bien así que note hace mucha falta.

aysss que lio me armo yo sola.

besoss