lunes, 6 de octubre de 2008

Una noche de lluvia

La lluvia caía y yo la observaba mojar los cristales del tragaluz de la buhardilla, mientras tirada en el parquet mis lágrimas encharcaban mis ojos impidiéndome ver si era verdad que llovía.
Me había dejado mojar y con esa lluvia perenne que caía sobre mi pesado cuerpo que se extendía entre la multitud cual sombra invisible, había dejado morir mis sonrisas.
Me había vuelto huraña, como el viejo ogro de los cuentos de la infancia.
Me había convertido en una persona sin esperanzas que se escudaba en sus quehaceres diarios para huir de la soledad que produce el silencio.
Solo quedaban algunas lágrimas marchitas como las que estaba derramando en esa buhardilla, donde había escondido mi vida, mis esperanzas e ilusiones.
Y llorando abrí el tragaluz y dejé que la lluvia me emparara porque así no solo llorarían mis ojos, si no también mi alma.




17 comentarios:

X dijo...

Me parece que las buhardillas las inventó la nostalgia para que pudiéramos llorar. :)

MATANUSKA dijo...

muy profundo, y a la vez hermoso, por que cuando llueve, nos ponemos nostálgicos nos apenamos?

besos wapa

Sandra dijo...

Hay muchas formas de llorar, y muchos tipos de lágrimas.

Sonrie!!

Besos.

Martha dijo...

Vaya...despues de leerte siento nostalgia, pero no sé hacia qué. La verdad es que esas palabras llegan bastante. Es algo muy profundo eso que has escrito. Por un momento, me he visto en esa buhardilla...pero no de protagonista. Sino en frente. Observando. ;)

Muchos besitos, guapa!

мαяια dijo...

No hay peor lluvia que la que llega junto con la tormenta de unos ojos tristes...



Un besiño!

мαяια dijo...

Una pregunta... como veo que tú tienes el blog de Corina (antes Soboro) en los enlaces... ¿sabes algo de ella? ¿Se ha hecho otro blog? Es que... ha eliminados los dos blogs de repente y yo no sé nada más...

Si sabes más que yo me cuentas, ¿vale? Gracias...

Aïcha dijo...

X: Sin duda, ese halo de nostalgía que las cubre... es el lugar perfecto para tenerlo reservado para uno mismo.
Matanuska: Eso tiene una explicación científica, aunque no tengo la argumentación exacta si que te puedo decir algo pero si quieres investigar ;)
Sandra: muchas formas de reir tambien existen y ¿para qué regalar una media sonrisa cuando no sale del corazón? De todas formas sonreir es gratis ^^
Martha: me alegra de que te haya gustado el texto y sobre todo de transmitir esa atmósfera de nostalgia. Siempre debe haber un vecino que te vea llorar en silencio sin decir nunca nada ^^
Maria: Yo creo que esa es la mejor porque la lluvia hace desaparecer la tormenta de tus ojos y de esa manera aunque sea tenuemente el sol vuelve a hacerlo brillar ^^
Besitos a todos

Loren dijo...

me encanta la lluvia, a mi me relaja, me hace sentir bien, pero no me da penita...

Casandra dijo...

Espero que cuando cese la lluvia y salga el sol ilumine su corazón. :o) Un besito!!!

Ah, y gracias por la info de la falda!!! :o)

SoL LuNaR dijo...

LuZ

Ayshane dijo...

A veces las lágrimas son la lluvía del alma...

Me encanta como has plasmado el sentimiento, la deseperanza...

besitos grandotes!

DianNa_ dijo...

Precioso, melancólico... llorar hasta convertirte en lluvia :)

Besos y una sonrisa :)

naturline dijo...

Espero que cuando cese la lluvia y salga el sol ilumine su corazón

Sandra dijo...

Buenos días, te he dejado un premio en el blog.

Besos.

Losselith dijo...

qué temática más otoñal y melancólica, invita al recogimiento espiritual

saluditos

Gabiprog dijo...

Destilar sentimientos en la salitre de nuestras lagrimas debiera ser una forma de avanzar.

Saludos.

Ranzou dijo...

A veces es bueno dejar llorar al alma; mas siempre hay que saber cerrar el grifo.