martes, 24 de marzo de 2009

Premio "a pico y pala"

Ringggg¡¡¡



Seis de la mañana. Suena el despertador.


Primer pensamiento del día: “¿Por qué? Snif, snif”


Segundo pensamiento: “ más te vale levantarte e irte que tienes que terminar los informes de orgánica, el de inorgánica y los DOMs para la clase, estudiar análisis, hacer la auto evaluación de química física y los problemas de cromatografía de analítica”


Tercer pensamiento: “uffff”





Ringgg¡¡¡


Seis de la mañana. Suena el despertador…


Otra vez de nuevo la misma cantaleta.





Mientras desayuno suena el móvil.


Uhmmm ¿quién será?







X me ha mandado un sms diciéndome que se va a una isla desierta. Suena bien. Pero tengo que ir a entregar los libros a la facultad, además de ir a prácticas e ir a clases. Le contestaré luego.

Cojo el bus para bajar a la facultad y a mitad de camino se avería. Mecachis no llegaré a tiempo para la primera hora.











Estando en la parada esperando el próximo llega Fidel, el hermano de mi mejor amiga, que se iba a Málaga y que podía dejarme de paso por la facultad. Genial, pensé.

Me quedo frita en el coche (maldita capacidad de dormir en cualquier parte sumado a lo marmota que soy).









Cuando abro los ojos estamos en Málaga y yo pongo el grito en el cielo. “pero que es estooooo¡¡¡”














En el aeropuerto me encuentro con una amiga (una prodigio del piano) que se va a Viena a dar un concierto. Me invita a ir con ella y me convence de ello.













En el aeropuerto compro alguna ropa porque menuda calor que hace. Una mochila de carrito porque tengo la espalda hecha trizas por culpa de los libros (no pesan na los cabrones…) y como no, un bolígrafo nuevo (debo seguir la tradición de comprar un boli en el aeropuerto). Por ultimo cogí un libro al azar de las estanterías porque no tengo tiempo de elegirlo y la muchacha no tenia cambio. Así que me salió redonda la compra.

Todo mi equipaje era de mano así que no tuve que facturar, al contrario que mi amiga.


Ella tardaba y la puerta de embarque abrió. Decidí esperarla sentada en el avión porque estaba destrozada.

No apareció. snif snif
cuando me di cuenta estaba en una isla donde X me esperaba preguntándome por el trabajo mas raro que había tenido, a lo que le conteste que de camarera en isla mágica (no pasas mas calor en la vida). Además me dijo que si quería un maravilloso premio tenía que nominar a cuatro personas a que se unieran con nosotros. Todavía me quedaba algo de cobertura así que aproveche para decírselo a Casandra, Parsimonia, Loren, Einash.




Que os aproveche. ^^








PD: X, te he copiado la manera de enfocar el premio porque me ha sonado mucho más entretenido, aunque con lo ocupada que estoy haya salido un poco adolescentoide jeje. Un besoo

Pd: Cassandra, te he cogido algunas fotitos porque ando corta de tiempo. Un beso



Referencia de la manera real de enfocar el premio Mandawebos

lunes, 16 de marzo de 2009

Mini posst

Chic@s, siento haber estado un poco alejada, espero ponerme mañana al día.
Sólo informaros que esta lejanía ha sido porque hace 22 años a las siete de la tarde nací ^^-
Un beso y mañana os comento a todos. os quierooo

miércoles, 11 de marzo de 2009

Descripción de un sueño tenido entre papeles.

Si se callase el ruido quizás podríamos hablar y soplar sobre las heridas quizás entenderías que nos queda la esperanza. (Ismael Serrano)

Amanece temprano entre las mojadas sabanas de lino que tuve que poner la noche anterior. Mis sueños oscuros me mantuvieron inquieta toda la noche. Sobre mi pecho el repiqueteo de mi bomba motora dando golpes descompasados mientras en uno de los últimos intentos por respirar mis pulmones cogen aire en mi forma despierta y emite mi garganta un grito desorbitado y herido capaz de despertar a todos los habitantes de la casa.
Gracias a dios me encuentro sola.

Volvía despertarme, inquieta y con el corazón atragantando en algún lugar del pequeño hilo que me queda como garganta. Hace días que ni siquiera pruebo bocado, el dolor de cabeza es persistente y sólo me gusta estar recogida debajo de las almohadas que a modo de harén conforma un mundo nuevo debajo de mis despotricada cama.

Las arenas que conforman el reloj de arena que tengo en una de las estanterías de mi cuarto parece moverse como dunas inquietas en un día ventoso. Claro que nadie lo mueve, son mis propios ojos los que desean darle ese movimiento rápido y seco como si de esta manera, el sentimiento de angustia comprimido en un pequeño cuerpo pudiese desaparecer.

No preguntes por saber lo que el tiempo te dirá decía alguien a quien en estos momentos no puedo recordar. Quizás sus enseñanzas fueron las más acertadas de todas las que me dieron en esta cruel vida desatinada y vertiginosa.

Me robaron las pesadillas todas la esperanzas puestas en mis propios sueños. Perdí en algún lugar de mi maltrecha memoria todas las palabras bonitas que alguna vez me dijeron por dejar en ese hueco las malas lenguas viperinas vertidas sobre aquellas acciones que con tanto cariño realice. Se me borro del recuerdo la forma de perdonar a esa piedra que se pone en mi camino y me hacía tener siempre las rodillas completas de postillas que me dejaron marcas perennes en mi desgastada piel marmórea que siempre desee tener nívea por culpa de los malvados especuladores sociales que marcan patrones reproducibles entre las muchachas ingenuas y débiles que se fabrican hoy en día.

Y con todos estos miedos me encerré en una ciudad pequeña que siempre me pareció grande y hermosa. Me puse grilletes pesados en manos y pies por palabras que lejanas quedaron para después quedar encerrada en la cárcel que con mis propias manos me fui forjando.

No puedo más que entonces cumplir mi propia condena donde yo fui culpable, víctima, abogado, juez y verdugo.

Prefiero ser estricta con mis juicios, hechos por y para mi mejora.

PD: Hoy deje que mis manos fluyeran, no es nada elaborado, pero de vez en cuando es bueno representar imágenes sin artificios. Besos

jueves, 5 de marzo de 2009

¿cómo se olvidan los recuerdos?

Empieza la primavera aunque no en mi ciudad. En ésta todavía veo caer las hojas de las copas de los árboles que adornan cuidadosamente los sinusoides caminos de tierra encharcada del parque, con movimientos lentos y sombríos, totalmente vacios de perennidad.

A lo lejos, escucho el mar; un sonido presto y embravecido que maltrata la rocosa pared vertical que separa lo sólido de los dominios de Poseidón.

Se inclina mi subconsciente por evadirse de la realidad que llega a través de mis demacrados sentidos.

Llega la noche. Como tantas otras, me detengo en el alfeizar de mi ventana para observar con pesadumbre la inexistencia de estrellas iluminando el firmamento de mi ciudad.

Grito fuerte rasgándome mis desgastados pulmones, mandándote mis esperanzas que siempre llegan a la noche siguiente en un sobre contenidos con remitente “se fue”.

Despunta el alba en el horizonte pero no en mi ciudad. En la mía, pruebo a encender todas las luces para emular el brillo solar que es la antítesis de tu recuerdo. Más todo es en vano. Siempre gris es mi ciudad.

No hay flores.

Ni lluvia.

Ni pájaros.

Ni música.

En mi ciudad no existe más que tu recuerdo. Sombra tortuosa de palabras entremezcladas de promesas.

Evocación consistente en un collar, un pendiente y una carta.

Una carta y un te quiero.

Un te quiero sin rostro ni tiempo.
Solo tiempo de ser sombra.
De ser irrealidad.

Cada melancólica mañana y somnolientas noches, mis erosionadas cuencas albergan lagrimas mercuriosas que pesan e intoxican cada centímetro de mi ciudad.

La ciudad que vive añorada en mi memoria. La ciudad donde yo veía un mundo transparente como cristal.

Mi ciudad era mi cuerpo, mi alma; la vida que tu recuerdo tiene marchitada en algún lugar.

¿Cómo se olvidan los recuerdos? Yo quisiera aprenderlos a borrar.

Tan sencillo sería si fueran grafito sobre un folio…

Pasaron los años y mi ciudad, aquella marchita y desolada hoja caída del rosal, se hizo grande, que no hermosa y tú pasaste a ser el barrio marginal donde seguía siendo gris el día, donde nadie entraba a pasear.

Aprendí a sentir la vida que existía alrededor de tu vacío. Salí de los dominios cenicientos de tus calles. Viví tal y como pude y encerré nuestro pasado inconcluso en un baúl.

Me hice daño, caí y levanté la cabeza.

Anduve sedienta y famélica, sudorosa, con las manos desolladas y las rodillas manchadas de sangre.

Y pasado un tiempo volví.

Leí tu carta, me puse tu collar y prendí de mi oreja tu zarcillo.
Sonreí. Ya no era plomizo tu recuerdo, eras sombra lejana al fin.

Y de repente, el mar se escuchó sosegado y armonioso, las estrellas resplandecieron como recién creadas y las hojas retornaron a las copas de los sombreros del parque.

Y fui feliz porque soy pupilo de tu sombra varada en el puerto del recuerdo.

Porque quedaste anclado en mi pensamiento y olvidarte es extirpar lo que con tanto amor y dolor me enseñaste.

Nunca supe tu rostro, seguramente nunca lo encuentre.

Pero hoy te digo que ya no importa porque eres un recuerdo archivado que no olvidado.

Esta es la historia de tu recuerdo. La historia de tu sombra permanente. La historia de mi amor persistente que cada noche arroja por la ventana un suspiro, un beso y una esperanza.

PD: gracias por tu recuerdo Sergio, sin el yo no sería yo.

martes, 3 de marzo de 2009

Premioosssssss

Bueno, primero anunciaros que estoy de vuelta. He aclarado mis guerras internas y he aprendido del dolor sentido. Lo que no te mata te hace más fuerte y a mi cuesta matarme. Asi que al final de la semana tendré nuevo texto que espero que os guste, se llamará " ¿cómo se olvidan los recuerdos?" espero que os guste.

Pero hoy voy a hacer un recuento de premios que me teneís el buzón lleno, debo de ser muy buena ^^

El primero que recibi fue de la mano de Parsimonia y las reglas son estas:

La siempre soberbia Parsimonia, me ha otorgado este premio y ahora debo elegir a cinco chicas con las que disfruto caminando con ellas en este mundo blogueril y que tendrán, a su vez, que:


- Premiar a cinco blogueras.

- Avisarles en sus blogs para que pasen a recoger el premio

- Hacer mención al premio enlazando a la persona que os lo ha concedido.

Y las seleccionadas son:

(me da coraje tener que elegir pero como tenemos premios pa todos hoy pues... que remedio)



- Anita Patata Frita: por tu ingenio chiquilla.

- Losselith

- María

- Einash

- Amanda


Este premio me lo dio Cassandra y se los doy a todos los que me leiis. (lo de amigas extenderlo a amigos ehh)

Y por último estos dos premios de Matanuska que tambien van para todos ustedes porque sois fantasticos. MUAKKKKKK







Pd: ¿quereís conocerme? pues mirar la fotoooo


------------


--------



jajajaja

¿ qué os parece?