lunes, 26 de octubre de 2009

El lienzo

Dicen que hay imágenes que dicen más que mil palabras.

Y en mi cabeza, mientras sueño, las imagénes representan una historia de un ayer, de un presente y de un futuro.

Pero al despertar no puedo olvidar esa figura inmaculada de melena azabache, ondeando al viento, mientras las hojas del otoño se llevan con ellas los suspiros de un alma que se derrumba entre los escasos resquicios de una sonrisa entrecortada ahogada en la llovizna que inquebrantablemente borra mi pintura en lienzo de plata.

Al menos, la lluvia deja inalterada mi pupila que deja ver como él llega y la rescata.

miércoles, 14 de octubre de 2009

35 grados a las 14:40 ...

-¡Mamá!
-¿Qué tesoro?
-¿Has visto mi Otoño?, es que el otro día estuve jugando con la Prima Vera, lo dejé en mi cuarto y ahora no aparece.
-Bueno cariño no te preocupes, traeme un pañuelo de mi mesilla de noche.
-¿Para qué mamá?
- Ya veras...

- Aqui lo tienes mami.
- San cucufato, San Cucufato, los cojones te ato hasta que no aparezca el Otoño no te los desasto.
Ya verás como aparece

PD: Por Dios, Otoño regresa pronto antes de que Cucufato se mosquee ^^

jueves, 8 de octubre de 2009

I can´t breathe

I can`t breathe

Exhalo desesperadamente el aire inexistente en mi atmosfera invisible.

I can`t breathe

Se ensanchan mis pulmones arañando ferviertemente mi erosionada garganta.

I can`t breathe

Voy sintiendo la pérdida de lucidez,
la congoja y el pavor de la agonía servida en bandeja de plata oxidada.

But I can`t breathe...

Hold me tight mientras desfallezco entre tus brazos...


Hold me tight mientras muero por tu adiós.

sábado, 3 de octubre de 2009

Fue...

Fue divertido como en vez de despertarme me dormí sin darme cuenta. Fue sencillo acurrar mi cabeza entre tus brazos hechos a mi medida. Fue dulce la última caricia que dibujaste en mi rostro. Fue suave la manera en la que apartaste el flequillo rebelde de mi cara. Y todo fue… y tal como vino se fue.

Porque al despertarme a la mañana siguiente ya no estaba entre tus brazos de seda. Ya no estaban tus cosas desparramadas por toda la habitación. No quedaba ni siquiera el rastro de tu perfume eterno en el más escondido recoveco de mi pituitaria.

Pero fue divertido esa noche, en la que paso todo sin pasar nada. Fueron reales o imaginados aquellos besos a escondidas de la luna. Fueron o al menos para mí, lo fueron.