jueves, 2 de diciembre de 2010

siempre aparece gente nueva a la que querer
y...
siempre yo la que terminada olvidada.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Historia de un viaje...

Hola a todos.

Hoy, o más bien a partir de hoy, mi intención es escribir al menos dos veces por semana. No se que tal se me dará tal propósito pero esperemos que, por mi bien imaginativo se de bien.

Además quiero haceros participes tambien de la experiencia a la que me he embaucado hace unos días. Oficialmente ya no vivo en Sevilla, si no en Reims,Francia. ¿por qué? Erasmus, ¿te dice algo?.

El caso es que el miércoles comencé este viaje. Desde el aeropuerto de Sevilla y con huelga de controladores aéreos en Francia y sin saber si mi vuelo despegaría porque ya estaba viendo como otros vuelos eran cancelados, con un retraso de 45 minutos pude montarme en el avión y salir rumbo a París. De alli, una vez recogidas las maletas en el aeropuerto y tomar el Orlybus que te deja en la estación de Denfert-Rocheaux para que tu ya tomes Rer o metro, (por cierto que habia un atasco considerable y el trayecto que se supone que se hace en media hora lo hice en hora y media apretada contra el sobaco de un tio que bien necesitaba bañarse en colonia para matar su olor...), cogí el Rer y me dirijí a la Gare du Nord para después andar unos 10 minutos hasta el hotel donde me quedaba esa noche.

LLegué al hotel casi cerca de las dos de la mañana, encima sólo habia ascensor hasta las cuarta planta y mi habitación estaba en la quinta... pues nada... a cargar escaleras arriba con una maleta de 20 kilogramos y otra de 8 kilos a la espalda con el chaqueton y las botas puestas... ¡Ofú que caló!

Total que dormí como buenamente pude porque al dia siguiente tenia que coger el tren a las 8:57 a Reims pero quería irme antes a la estación porque tal dia del 23 de Septiembre habia convocada huelga general en Francia...

Asi que allí va María, con la ilusión de que su tren salga a las 8:30 (o quizás un poco antes) de la mañana se encuentra en la Gare de l'Est para tomar su tren y cual es su sorpresa que no aparece en los paneles... más o menos me lo esperaba, pero lo que no me esperaba es que al preguntar el horario del próximo tren que saldría el encantador muchacho francés desde su ventanilla sonriendome cual estupida me diga "17h27" ATÖNITA que me quede....

Bueno, dije yo, total ya que estoy en Paris y son las 8h30 de la mañana y hasta las 17h27 no sale el tren, dejo la mochila en consigna y me voy a darme una vuelta... tampoco es tan grave...

UN MOJÖN PA'MI XD con todo el perdón de la frase, pero es que cual es la sorpresa que al llegar a la consigna estaba cerrada tambieén por la huelga y me tuve que quedar en la estacion de trenes desde las 8h30 de la mañana hasta las 17h27 que salió mi tren el cual, hacia un recorrido de 45 minutos que me tocó hacer de pie antes la masividad de gente que lo cogiamos...

vamos un desastre como la copa de un pino XD... menuda bienvenida que me han dado ehh

Después, una vez instalada en casa, todo ha ido mejor, ayer fue un dia mmuy ajetreado de papeleo, quien haya sido erasmus lo sabe, y bueno estos franceses tienen menos clases que un niño sin escolarizar, solo dan una vez a la semana la asignatura X y algunas de las mias no empiezan hasta diciembre XD asi que ya veis...

en parte bien y en otra parte no tan bien, porque ese dinero del alquiler que voy a tener que pagar lo podria tener ahorrado para darme unos cuantos viajes... pero bueno, asi sin las cosas XD...

aprovecharé para hacer el proyecto que tengo que hacer. Me han dado un laboratorio para mi y una mesa en el despacho de mi profesor tutor, vamos un lujo, igualito que en sevilla..

asi que nanoparticulas a por vosotras que voy =)

un besazo a todos y volveré con más noticias.

A bientôt

martes, 24 de agosto de 2010

Andén 4

Era una pareja mayor, con una edad pasada del medio siglo me atrevería a decir.


Ella, con su pelo largo y cano. Él, con unos ojos azules cristalinos.

Ambos se sentaron lentamente en uno de los numerosos asientos repetidos de la estación.

Apenas se miraban, solamente dejaban sus manos entrelazadas mientras permanecían en silencio.

Solo había una maleta justo al lado del hombre, él es el quien partiría a algún lugar, ella quedaría en tierra.

Los ojos del hombre, aunque cristalinos en color, cargaban con la sombra de la tristeza. Su rostro desprendía un color gris penetrante, como un manto que llevaba atado al cuello como capa y que se movía con la corriente del viento que corría por el pasillo.

Ella, mirando sus pies con sus ojos negros azabache, parecía convencerse de no llorar en la inevitable despedida que se produciría, buscando algo de resignación en cualquier motivo que fuera capaz de recordar o, incluso, llegar a sentir que aquello no sucederia.

Pero, sin previo aviso, sonó el chirriante ding dong de la salida de un tren a un destino lejano para los dos.

Cogidos de la mano, se levantaron al unísono, y se dirigieron al andén con pasos acompasados, aprovechando los últimos instantes de su vida en común.


Anden 4, destino algun lugar,


La despedida fue solo un casto be

so propio del decoro de la edad.

Él subió. Ella esperó a que el tren partiera y al desvanecerse el tren en el horizonte, ella, con el rostro cansado, los ojos cabizbajos y una mirada pesada y lúgubre, caminó en la dirección contraria, con sus cabellos canos agitados por el aire mientras que una fugaz lágrima discurria por su envejecida mejilla arrastrada por el viento en direccion al tren.




martes, 17 de agosto de 2010

Meses...

Porque mi año comenzó en noviembre. Con tu llamada…

Porque siguió en diciembre con nuestro primer beso.

Porque continuo en enero con un Leopoldo y Paris.

Porque prosiguió alargándose en febrero que se volvió tan dulce como la miel…

Para desaparecer en un Marzo con sorpresas inesperadas.

Porque se volvió atrevido en un Abril

Porque fue locura en Mayo

Para reposar todo lo vivido en Junio

Para renacer la pasión inesperada en Julio

Y terminar donde no se espera en Agosto.

Menos mal que Septiembre termina mi año, para comenzar otro nuevo. Tan nuevo y desconocido como este que terminando estoy de vivir.

lunes, 5 de julio de 2010

Talento a mansalva

Porque merece la pena que lo veiais. Espero que lo disfruteís tanto como yo.


domingo, 20 de junio de 2010

Corazón oxidado

Esto va para tí.

Se que las probabilidades de que lo leas son mínimas, pero quizás lo prefiero.

He soñado contigo. Y, aunque he de admitir que, aún después del tiempo sigo sintiendo un poco de miedo al estar en una habitación a solas contigo y, aunque también he de admitir que apenas creía la mayoría de tus palabras, volvías a engatusarme. No en la misma medida que antaño, pero lo consiguías.

Era un sueño oscuro, entre calles estrechas y pisos escondidos, donde me dejaba llevar más por miedo que por ganas. Te escuchaba, dejaba que te explayaras en todos los detalles de tus acciones mientras yo te miraba con recelo.

El caso es que, aún con el alma en un puño, porque he de decirte que las piernas me tiemblan de la misma manera que mi corazón se acelera y mi mirada se vuelve loca mirando a mi alrededor cuando huelo tu perfume; aún con ese miedo, no me disgustaba estar sentada contigo.

Desde luego que, hasta en mis sueños puedo corroborar que soy un estúpida, ingenua y boba; pero oye, que más da, son mis sueños y por gracia o desgracia tú nunca sabrás que esto es para tí.

Aunque, por culpa de este sueño he estado a punto de marcar tu número de teléfono, de mandarte un email, un tuenti, un facebook o que se yo de esas puñeteras redes sociales.
He estado a segundos, centésimas o milésimas de escuchar tu voz.

Pero al fin y al cabo, a mi me siguen temblando las piernas cada vez que encuentro a alguien que se parezca a ti en la calle, a mi se me sigue saltando el corazon con tu perfume, a mi me sigue dando miedo encontrarte.

miércoles, 9 de junio de 2010

Come back...

Ojala volviera atrás...
hace un mes por ejemplo...

Mas que nada por la insufrible montañas de apuntes que hay sobre mi mesa, creo que si echará un poco de poliespan por encima tendría Sierra Nevada en mi cuarto XD...

El caso, que si es cierto, estoy perdida. Perdida de este mundo bloguero que me gusta pero bueno, no lo olvido. Solo que mis prioridades han sufrido un pequeño cambio de sentido.

A punto de finalizar mis estudios, intentando conseguir trabajo, viviendo una serie de experiencias que nunca me había imaginado que pudiera verme envueltas (Gracias Alex) y un sin fin de papeleo a rellenar ha hecho que todos, o mejor dicho, algunos de mis hábitos cambien.

Os hecho de menos, pero también es cierto que mi mente anda tan ajetreada que mi imaginación alberga todas sus historias en sueños imposibles que lucho por hacer realidad.

El sábado comienza mis exámenes y creo que es la primera vez, o al menos desde hace un par de año, que le pongo tanto esfuerzo teniendo tan pocas ganas.

Mis días se resumen en levantarme, facultad, clases del coche (por fin seré conductora¡¡¡¡), comer, dar clases particulares a los niños (que me consumen toda la tarde), ducha, estudiar y dormir cinco horas para volver a levantarme.

Agotada que ando XD pero bueno, sarna con gusto no pica, y aun teniendo tantas cosas también me tomo mis ratitos de placer, quedar con los amigos, ir al cine, viajes a Madrid i/v en el mismo día... Aunque podemos decir que esto ultimo se escapa un poco de la normalidad...

Y como quiero que me creáis os dejo la prueba de porque me fui a Madrid... fijaros en los créditos¡¡¡ salgo ^^



En fin Serafín, que más corre el galgo que el mastín, más si el camino es largo más corre el mastín que el galgo, no obstante los dos corren bastante...

que sigo viva, que volveré dentro de poco, con mis sueños a punto de caramelo. que suerte para los que estudies, que paciencia para los que esperéis las vacaciones y que sonriáis, porque al fin y al cabo, ser feliz es gratis ^^

Ocupada pero feliz, se despide María.

Un besazo

sábado, 10 de abril de 2010

desgastado final

No es más que otra historia que empieza por el mismo y desgastado final.

No era más que una chica que dijo un No en el momento adecuado. Que prefiero ser ella a un sueño de un aquél. Que sintió querer ser libre y lo consiguió a base de estar sola. Que disfrutó de cada noche y en ella encontró un amor. Que viajo 500 km ida y vuelta por besar los labios de un desconocido. Que se escondió de lo imposible. Que cambió sin querer por la necesidad de un poco de atención. Que aguanto lo inaguantable. Que trago desprecios impensables. Que arañó cada milímetro de un mal te quiero, de una caricia vacía, de unas manos inexistentes. Que se agarró a un clavo ardiendo y terminó quemándose. Que confió en la buena voluntad de las personas. Que se dejó catalogar de lo inadmisible. Que después de todo sigue en pie y seguirá estando porque un No para ella no es un se acaba el mundo, un no es un no continuar, no es perder la esperanza, no es un está sola, es solo una puerta que cerrar para continuar su camino. Un nuevo motivo para sonreír porque al fin y al cabo todos los caminos conducen a la felicidad.

jueves, 1 de abril de 2010

Ella es así...

Es mi mejor amiga y por eso mismo puedo escribir una crónica sobre su persona. Seguramente nunca lo leerá pero ella sabe y aprueba el contenido que pienso describir aquí, porque precisamente es mi mejor amiga y porque entre nosotras no hay secretos.

Creo que no puedo ni siquiera titubear al decir que es la chica más optimista que conozco. Siempre es capaz de verle el lado positivo a todo. Es incapaz de rendirse ante una tarea por grande y por mucho que la supere. Ella es optimista con mayúsculas aunque débil en la trastienda de su subconsciente. Precisamente el optimismo es su escudo. Si la vida le da una patada ella se da la vuelta y sonríe. Agradece los golpes dados, besa las piedras con las que se tropezó porque, según ella, son parte fundamental de lo que la compone. Rara vez la he escuchado maldecir algo que le hayan hecho, por contraposición puedo decir mil maldiciones que se ha atribuido a su persona. Se siente culpable de todo lo que hace si le sale mal, y no deja recaer la culpa en los otros, porque dice, que al fin y al cabo, es ella quien les permitió actuar así con ella, con su entorno o con ellos mismos.

No termino de saber si ese compartimiento es el más correcto de todos pero la ha hecho fuerte para levantar de cada caída, que si hacemos cuentas, no resultan pocas.

Ella es generosa, amable, paciente, entregada, amorosa, pasional. Ella es cabezota, testaruda, servicial, descuidada, olvidadiza. Ella son tantas cosas que provoca que la quiera con locura.

Solo le falta una cosa para ser una “super-mujer”. Y esto me lo confesó el otro día en una llamada inesperada.

Imaginaos la situación. Tú tranquila en tu casa, sentada en el sofá mientras lees un libro. Suena el teléfono y comienzas a hablar con ella.

Me dice que acaba de salir de la ducha y que se ha dado cuenta de cuál es su mayor defecto. Le dices que anda loca “perdia” como decimos los andaluces. Pero te pide que la dejes hablar.

Este es su monólogo:

“Me he dado cuenta de cuál es mi mayor defecto. Ahora mientras me duchaba. ¿Sabes? Puedo encontrarme mil taras físicas, que a ojos de los demás pueden serlo o no. Puedo escudriñar mi alma a pedazos y ver que la lista que conforman mis defectos y virtudes, o mejor, la lista de todos esos calificativos que conforman lo que soy, es demasiado subjetiva. Cada uno puede percibir cada una de mis definiciones de maneras diferentes. Pero, mientras me duchaba, me he dado cuenta de cuál es el defecto que no me gusta de mí. Y es la dependencia que le tengo a la ternura.

Si no fuera por eso, no tendría nada por lo que no sonreír. Pero dependo de que alguien, mínimamente de vez en cuando, muestre un poco de afecto por mí. No por parte de amigos y conocidos, si no por alguien que me ame por toda esas palabras que forman mi ser.

Si pudiera dejar de depender de esa necesidad imperiosa de sentir algo más que amor entre amigos sería feliz al 100%.

Ya sabes amiga mía, que en mi agenda telefónica existe más de un número a quién llamar cuando mi cuerpo requiere ciertas atenciones, e incluso he podido comprobar que un mensaje tan claro y conciso como “no se si andas libre o con alguien pero a ver cuando nos vemos para tomar un café si es lo segundo o para otras cosas si es lo primero. Besos” puede generar una respuesta inmediata y una noche de pasión bajo la luz de la luna.

Me considero atractiva, aunque existan zonas de mi cuerpo que me da pudor enseñar. Aun así, exploto al máximo, o mejor dicho, todo lo que puedo, la sensualidad de la que muchas mujeres no hacen ningún tipo de alarde. Soy cariñosa y entregada en el amor. Salvaje y pasional en la cama. Soy todo lo que cualquier persona quisiera tener a su lado, sin embargo no encuentro a nadie con quien compartir esa ternura que mis poros sudan. Necesito querer a alguien para ser completamente feliz y eso me mata por dentro.

¿De qué me sirve ser tan “perfecta” a los ojos de quiénes me rodean y me quieren si no puedo compartir con nadie todo lo que en realidad soy? Porque sí, tu eres mi mejor amiga y me conoces y comparto contigo mil cosas, pero no todo lo que puedo ser al mismo tiempo.

Azul, te dejo que voy a terminar de ordenar mis pensamientos. Te quiero mucho amiga. Gracias”

Ese fue su monólogo y ahora, después de meditar cada una de las afirmaciones que ella hizo me doy cuenta de que tiene razón. Es perfecta en todos los sentidos pero le falta olvidar la dependencia de creer en el amor.

Porque, amiga mía, al fin y al cabo los príncipes azules siempre destiñen como dice alguien en una canción.

lunes, 29 de marzo de 2010

Tan sencilla la escena como la siguiente.

Llega y pide dos cafés.
Uno solo, otro con leche.



La cara extraña del camarero por pedir dos cafés habiendo únicamente una silla ocupada en la mesa que da a la calle.
Paga y se sienta a escribir en su cuaderno, tomando su café.

Esperando.

El café comienza a emitir sus últimos extertores.
Se enfrió...

Después de una hora y media, Ella se levanta, coge sus cosas y se va, bajo la atenta mirada del camarero que la observa sorprendido.

No llegó.
El café se enfrió. Y ella sabe que era Cristina quien lo retuvo.

Al fin y al cabo ella sólo era su mediocridad.

domingo, 21 de marzo de 2010

UN AÑO

Hace ya un año desde la última vez que mis ojos, desgastados de lágrimas por no saber qué era lo que sucedía en una situación absolutamente surrealista, dejaron de verte.


Gracias por hacer ya un año desde entonces.


He tenido un largo trayecto de desintoxicarme de tus recuerdos. De convertir algunos de los malos en moralejas para las próximas partidas de la vida. De guardar los buenos, porque para que engañarnos algunos hubieron. Quizás más de los que quiero recordar, quizás menos de los que en verdad creí ver.

Porque a veces, era yo quien ponía sentido en las palabras. A veces era yo, la que buscaba caricias con sentimientos debajo de aquellas sabanas de lino. A veces era yo, la única que le daba coherencia a tus inconclusas ilusiones.

Hoy, en realidad, me da igual todo eso.


Agua que no has de beber déjala correr, y tu corriste por mi vida dejando un olor hediondo y fétido que, cada vez que intento enmascarar con rosas, se deshojan en el mismo instante que las saco de la burbuja de mi corazón.

He sentido mucho por ti… Que no por tu persona.

Y ahora, desde la lejanía de un tiempo que se puede recordar como ambiguo, veo que hoy por hoy, a pesar de todo lo que quise perder he ganado tanto que ni siquiera podría agradecer todo lo que gané por esa época de infelicidad.


Hoy, después de un año, veo que cada uno siembra lo que recoge. Y, hace una semana volví a entrar en tus dominios. No sin sentir cosas, pero entré y me sentí fuerte. Porque me di cuenta de que, por muchos rincones que encuentre que me recuerden a ti, siempre saldrá a la luz tu mezquindad, tu incoherencia, tu vanidad, tu prepotencia y todos aquellos tus que he ido borrando de mi memoria.


Date por aludido, tú y el resto del mundo que seáis de la misma calaña. Daros por aludidos todos aquellos que presuponéis la debilidad de los inferiores. Daros por aludidos todo y cada uno de los que os aprovecháis del altruismo que todavía se puede recoger en ciertas personas. Daros por aludidos y sentid que, hoy por hoy, el mundo sigue siendo justo. Y sabed que por mucho que seamos capaces de perdonar, por mucho que podamos olvidar, las cicatrices que dejasteis en las personas son como las roturas en una pieza de cerámica. Por mucho que la reconstruyáis siempre quedan visibles las juntas de la nueva unión.


Sentid pena de vosotros mismos porque el resto del mundo, incluida yo, no volveremos a malgastar un segundo de ninguno de nuestros tiempos verbales en nuestra vida. Sentid lástima de vosotros mismo, por haber dejado de ser humanos que se equivocaban para convertiros en burros que tropiezan con las mismas piedras aunque de distintas formas. Sentid lo que queráis, tristeza por no recuperar lo que dejasteis morir, esperanza por que lleguen tiempos mejores, odio por vernos crecer, simplemente a nosotros ya nos da lo mismo.

A mí, cordialmente, no me importas lo más mínimo.

martes, 16 de marzo de 2010

Risas, canciones, llamadas inesperadas, palabras en su justa medida... todo por un día. Todo por un efímero día.

Pero, aunque efímero, siempre quedarán en mi corazón.

Feliz cumpleaños y mil gracias a todos los que lo compartíis conmigo, aunque esté alejada de ustedes.

lunes, 22 de febrero de 2010

Llueve.


Tengo la sensación de no haber sido yo.
De que no hayas sido tú.
De que todo lo vivido hayan sido meros sueños entre mis sábanas vacías.
De que todo lo dicho hayan sido únicamente recuerdos de tu respiración mientras dormías aquella noche a mi lado.

Hoy me quedé con ganas de saber de ti.
De pasar contigo unos minutos, sin necesidad de hablar siquiera.

Despedida fría y llegada a casa con el cielo enojado.

Esta noche ni siquiera tengo ganas de cerrar los ojos porque tengo miedo de que al despertar desparezcas.


miércoles, 3 de febrero de 2010

Dulce Febrero




Todo igual que siempre pero siempre distinto a lo que es.


Las calles, vacías y oscuras, cubiertas de hollín y cenizas, de lamentos y de quejidos que, inquebrantablemente, atraviesan mis oídos, zumbando como un tiro mi yo consciente.


Habitaciones dormidas. Somnolientos recuerdos enmarcados en tiempos inconclusos; hediondos olores macerados en el fondo de nuestra nariz; sentimientos enfrentados bailando al sol de una canción con tono de esgrima.


Países lejanos con callejones borrados. Recovecos de un nuestro que nunca fue de los dos.


Corazón olvidado, caduco y apagado. Sentir demacrado y apaleado.


Sombras. Que vienen, que van.


Al final de todo una luz que se cuela entre el cielo encapotado. Que acaricia nuestras mejillas, que nos hacen sonreír.


Entonces, sin esperarlo, suena una canción, una voz, un crepitar receloso entre llamaradas de etanol.


Revivimos sonrisas relegadas, resurgimos de miradas encontradas y renacemos de todos, de mí, de ti…


Bienvenidos al mundo de las ilusiones.


Bienvenidos a nuestro "Dulce Febrero".