lunes, 22 de febrero de 2010

Llueve.


Tengo la sensación de no haber sido yo.
De que no hayas sido tú.
De que todo lo vivido hayan sido meros sueños entre mis sábanas vacías.
De que todo lo dicho hayan sido únicamente recuerdos de tu respiración mientras dormías aquella noche a mi lado.

Hoy me quedé con ganas de saber de ti.
De pasar contigo unos minutos, sin necesidad de hablar siquiera.

Despedida fría y llegada a casa con el cielo enojado.

Esta noche ni siquiera tengo ganas de cerrar los ojos porque tengo miedo de que al despertar desparezcas.


11 comentarios:

X dijo...

Uno siempre es y no es al mismo tiempo un poco.

Juanma dijo...

Dan un poco de miedo esos sueños a los que carga el dieblo...sí, pero son maravillosos, inevitables, necesarios.

Besos.

isidro dijo...

Vaya vaya, ¿qué tenemos aquí?
Parece que vuelve la inspiración, las ganas de escribir y borrascas.

einash dijo...

Me encanta esa foto :D

Ela dijo...

que lindo!! y que cosas nos puede traer la lluvia

beker dijo...

La foto también opino que es magnifica... besos

HADALUNA dijo...

Llevo un tiempo un poco desconectada del mundo bloguero, pero a pesar de eso no puedo dejar de pasarme hoy por tu rinconcito.

Besitos dulces.

Losselith dijo...

hola wapis,
tengo la sensación de haber hablado hace poco contigo pero es porque te veo en youtube y te leo por aquí... en realidad hace mucho q no hablamos!

un beso

Gabiprog dijo...

El sabor agridulce de un bienestar que llama a nuestra puerta, agridulce por lo extraño, agridulce por lo increíble, agridulce por lo que se anhela...

David c Fild dijo...

y lamentablemente hay qe despertar...

saludos

La gata Roma dijo...

A veces pedimos poco, a veces nos conformamos con poco, y tristemente, ni eso tenemos…

Amo la lluvia pero quizás son demasiados días con ella…

Kisses