domingo, 20 de junio de 2010

Corazón oxidado

Esto va para tí.

Se que las probabilidades de que lo leas son mínimas, pero quizás lo prefiero.

He soñado contigo. Y, aunque he de admitir que, aún después del tiempo sigo sintiendo un poco de miedo al estar en una habitación a solas contigo y, aunque también he de admitir que apenas creía la mayoría de tus palabras, volvías a engatusarme. No en la misma medida que antaño, pero lo consiguías.

Era un sueño oscuro, entre calles estrechas y pisos escondidos, donde me dejaba llevar más por miedo que por ganas. Te escuchaba, dejaba que te explayaras en todos los detalles de tus acciones mientras yo te miraba con recelo.

El caso es que, aún con el alma en un puño, porque he de decirte que las piernas me tiemblan de la misma manera que mi corazón se acelera y mi mirada se vuelve loca mirando a mi alrededor cuando huelo tu perfume; aún con ese miedo, no me disgustaba estar sentada contigo.

Desde luego que, hasta en mis sueños puedo corroborar que soy un estúpida, ingenua y boba; pero oye, que más da, son mis sueños y por gracia o desgracia tú nunca sabrás que esto es para tí.

Aunque, por culpa de este sueño he estado a punto de marcar tu número de teléfono, de mandarte un email, un tuenti, un facebook o que se yo de esas puñeteras redes sociales.
He estado a segundos, centésimas o milésimas de escuchar tu voz.

Pero al fin y al cabo, a mi me siguen temblando las piernas cada vez que encuentro a alguien que se parezca a ti en la calle, a mi se me sigue saltando el corazon con tu perfume, a mi me sigue dando miedo encontrarte.

6 comentarios:

Gabiprog dijo...

Conozco los síntomas y me temo que solo el viaje de la vida te dará la verdadera perspectiva de esta experiencia, de cada experiencia.
Lo siento, pero he abierto el botiquín de los tópicos... Pero no hay otra cosa.

Besote en el cogote!

Amanda dijo...

¡¡ Sorteo en mi blog !!
Quizá te interese.

Un abrazooool!!!

HADALUNA dijo...

He estado unos días "fuera de circulación" y echaba de menos leerte.
Ahora que vuelvo espero no irme otra vez.

Besitos dulces.

Juanma dijo...

Ay, ay, ay...el amor. Qué puñetero, qué imprescindible.
Yo marco, a veces, un número de teléfono. Y no me quedo callado.

Besos.

Losselith dijo...

pues no tengas miedo de nadie nena... que te teman a ti! ;*

Aniña dijo...

te he dejado una sorpresita en forma de premio en mi blog, espero y deseo que te guste.
Muchas gracias por todo.
besitos Aniña
http://anavampyevil.blogspot.com/2010/07/dia-219-2cumple-blog.html