lunes, 22 de febrero de 2010

Llueve.


Tengo la sensación de no haber sido yo.
De que no hayas sido tú.
De que todo lo vivido hayan sido meros sueños entre mis sábanas vacías.
De que todo lo dicho hayan sido únicamente recuerdos de tu respiración mientras dormías aquella noche a mi lado.

Hoy me quedé con ganas de saber de ti.
De pasar contigo unos minutos, sin necesidad de hablar siquiera.

Despedida fría y llegada a casa con el cielo enojado.

Esta noche ni siquiera tengo ganas de cerrar los ojos porque tengo miedo de que al despertar desparezcas.


miércoles, 3 de febrero de 2010

Dulce Febrero




Todo igual que siempre pero siempre distinto a lo que es.


Las calles, vacías y oscuras, cubiertas de hollín y cenizas, de lamentos y de quejidos que, inquebrantablemente, atraviesan mis oídos, zumbando como un tiro mi yo consciente.


Habitaciones dormidas. Somnolientos recuerdos enmarcados en tiempos inconclusos; hediondos olores macerados en el fondo de nuestra nariz; sentimientos enfrentados bailando al sol de una canción con tono de esgrima.


Países lejanos con callejones borrados. Recovecos de un nuestro que nunca fue de los dos.


Corazón olvidado, caduco y apagado. Sentir demacrado y apaleado.


Sombras. Que vienen, que van.


Al final de todo una luz que se cuela entre el cielo encapotado. Que acaricia nuestras mejillas, que nos hacen sonreír.


Entonces, sin esperarlo, suena una canción, una voz, un crepitar receloso entre llamaradas de etanol.


Revivimos sonrisas relegadas, resurgimos de miradas encontradas y renacemos de todos, de mí, de ti…


Bienvenidos al mundo de las ilusiones.


Bienvenidos a nuestro "Dulce Febrero".


lunes, 1 de febrero de 2010

Quizás



Quizás fuera culpa del fuego de la chimenea

Quizás fueron los chupitos de ron y crema catalana

Quizás fue culpa de Bélgica, de las sonrisas, de las cosquillas, de ellos, de nosotros, de mí, de tí...

Quizás fue el alcohol y sus efectos

Quizás fueron las ganas de dormir

Pero, hoy dan igual los "quizás", fue y ¿qué más importa ya?