martes, 11 de enero de 2011

Te seguiré...



Y es que, por mucho que quiera evitarlo tú me das la fiebre de mi libertad. Somos el deseo escondido entre granos de arena. La lujuria que se anida entre la furia y la admiración que nos procesamos. Tus labios es sabor de un paraíso donde nunca se es mayor. Mi risa el museo de la vida donde te enseño a mirar.
Y entre tantos sin sabores sigues dándome la fiebre de la libertad que no tengo pero que en tu cuerpo empiezo a saborear. Porque entre tus piernas consigues hacerme volar incluso cuando el cielo no está cerca. Por eso, por el sabor de tus labios y el calor de tu entrepierna te seguiré.

Y juntos, sin saber en realidad donde se encuentra nuestro final si ni comenzó nuestro comienzo, nos prometemos el mundo entre te quiero sin firmar.

Y pienso, y siento que me sigues allá donde vaya. Y sueño entre paredes verde manzana. Y vivimos entre la delgada fina de la pasión y el cariño donde nos salvamos de la derrota del odio dividido.

Ahora, que nunca será el momento de los dos, que ya sabemos que por mucho que sientas vivir así nos marcará, nos dejamos llevar en este sueño, que si no son nuestros tenemos miedo a abandonar, que duelen, que crecen, que luchan y que nunca conseguirán que tu pasión y mi lujuría, tu manos agarrando mi pelo, mis manos arrañando tu espalda, tu boca sedienta de la mía y ese armario complice de los dos... ahora te sigo con toda mi furia y te proceso un poco de admiración... porque aunque el cielo no esté cerca TE SEGUIRÉ.

5 comentarios:

beker dijo...

Un propósito de libertad, porque los sentimientos y las emociones nos arrastran muy lejos, muy alto

Saludos

Gabriela Amanda dijo...

" ahora que nunca sera el momento de los dos" Para mi esa frase es como un arte confuso pues este ultimo tiempo me he preguntado y re preguntado, cual es el momento. Si es demaciado temprano o demaciado tarde para encontrarnos, maldito momento justo que no lo encuentro, quizas fue en otras vidas o en otras muertes.
que se yo.

Gabriela Amanda dijo...

ops! un abrazo!

Aniña dijo...

que preciosidad me ha encantado y me ha puesto los pelos como escarpias.
gracias por ello besitos

Ela dijo...

no sé, tampoco se puede vivir esperando un final... esperando los momentos, mejor simplemente vivir!