domingo, 5 de febrero de 2012

Y da igual lo que diga o lo que haga. Lo contenta que esté por estar aquí. Por hacer lo que hago.

Y da igual que me levanté con ganas de vivir mi vida, de disfrutar de los que están en ella, de que me ría de alguien que monta en un coche, que recoge su vida a pedazos o que busca hoteles en la red.

Da igual, porque la incertidumbre de saber quién eres, de saber dónde estás y de sentirte lejos y de sentirme más lejos si cabe aún hace que no me importe lo más mínimo. Porque si miro dentro, y no muy hondo en mí, veo lo que necesito. Veo lo que quiero en cada paso que doy cada día alejada de tí, de tu ruido, de tu olor y de tus nubes.

Tu me faltas como nunca pensé que lo harías, y espero que tu también notes añoranza de está solitaria que se sentaba en tus cauces. Frente a tu música y esplendor.

París, tu me manques... comme jamais j'avais pensé que tu me manquerait... Paris tu est dans ma pensée, tu sera pour toujours ma petite puce... Paris tu me manques... Paris... Paris...